Fondos blancos vs. fondos reales ¿cuál es mejor?

Al echar un vistazo a los principales ecommerce internacionales, pertenezcan al sector al que pertenezcan, la tipología de fotografía de producto es siempre la misma: imágenes con fondo blanco, en las que el producto parece estar suspendido en el aire. Aún así, existen determinados ecommerce que apuestan por seguir incluyendo fondo en sus fotografías. ¿Tiene influencia en las ventas? ¿Qué tipo de fondo es mejor?

Que los fondos blancos dominan en cuanto a fotografía de producto se trata es una realidad, así como lo es la importancia de contar con imágenes de alta calidad en los sitios web y el impacto que esas imágenes pueden tener en la tasa de conversión. Aún así, las fotografías con contexto deben ser consideradas como una opción alternativa o adicional por parte de los propietarios de una tienda de comercio electrónico.

¿Qué sugieren los fondos blancos?

Promueven la coherencia

Captura

El uso de fondo blancos en todos los productos garantiza la coherencia, lo que contribuye a una apariencia uniforme en toda la web. Del mismo modo que es importante garantizar que la identidad de la marca sea coherente, lo mismo ocurre con la fotografía de sus productos. Si imaginamos un ecommerce en el que cada producto es presentado con un fondo diferente, sin respetar la misma iluminación o ángulo de cámara, es más fácil que el comprador se distraiga a la hora de adquirir un artículo.

Dan protagonismo al producto

lipstick-2726989_1920

Lo más importante de los ecommerce son los productos que albergan. En este sentido, los fondos blancos son lo opuesto a las distracciones. Con ellos, se puede presentar el producto de manera limpia, mostrar la calidad de su acabado y todos los detalles. La posibilidad de mostrar el producto con el 100% de realismo es clave para que el comprador obtenga la mejor experiencia de compra y se decante por los artículos de la tienda online.

Suponen un ahorro de costes

Al usar un fondo blanco, se simplifica el proceso de rodaje. El costo de buscar ubicaciones, contratar un modelo, un fotógrafo profesional y un director de arte puede elevar el presupuesto. Los fondos blancos eliminan la necesidad de todo esto pues requieren un proceso relativamente simple.

¿Qué suponen los fondos con contexto?

Con todas estas ventajas, puede parecer que todas las fotografías de producto deberían seguir el patrón del fondo blanco, pero esto dista mucho de la realidad. Las imágenes de producto con fondo, localizaciones e incluso modelos, ayudan a crear un estilo propio y favorecen que el consumidor se imagine ese producto en su propio entorno, ayudandole a inspirarse. Además, son ideales para vender los productos a través de redes sociales como Instagram, que recientemente ha añadido “instagram shopping” a sus funcionalidades.

Mensajes más ricos

link-hoang-31747-unsplash

Se trata de un tipo de fotografía que ayuda a la narración de historias y al storytelling. Fotografiar productos en contexto es una gran manera de contar la historia que existen detrás del producto y darle vida al artículo. Por ejemplo, una tienda de moda en línea podría enriquecer su página web mediante el uso de imágenes de los modelos que portan la ropa, interactuando con el entorno.

Define el público objetivo al que te diriges

El hecho de dotar de contexto a los artículos, ayuda a definir el target para el que están diseñados los productos idealmente. Este tipo de segmentación facilita que los futuros compradores se identifiquen (o no) con el producto y con el estilo de vida que profesan las imágenes.

Alienta la aspiración y la inspiración

Presentar un producto dentro de un entorno puede mejorar su atractivo. El cliente no necesita imaginarse cómo se vería un determinado artículo de mobiliario en su salón, basta con ver el contexto en el que se ha ubicado para inspirarse.

Promueve la venta de productos complementarios

alexandra-gorn-479346-unsplash

Vender una multitud de productos a través de una sola imagen cada vez más popular. Ejemplo de ello es el ecommerce de IKEA, que presenta modelos de estancias con diversos productos en la misma fotografía. Es una gran manera de no solo vender un concepto sino también de tentar a los clientes a comprar productos complementarios que se ubican juntos.

La decisión de fotografiar de un modo u otro responde, sobre todo, al tipo de ecommerce y al tipo de producto qué queremos mostrar. Por ejemplo, si se trata de un ecommerce que comercializa tecnología, mostrar el producto en el contexto del usuario es una buena forma de comunicar su propósito. Lo mismo ocurre con los productos relacionados con el diseño, tales como muebles u objetos de decoración del hogar, que probablemente se beneficiarán al mostrarse en contexto.

Por otro lado, es probable que los objetos pequeños o muy detallados requieran de primeros planos con buena iluminación y siempre se beneficiarán de un fondo blanco.

Una muy buena opción es combinar las dos tipologías de fotografía. Muchos ecommerce optan por mezclar ambos modelos, aprovechando las ventajas de cada uno de ellos. Así, en la página de inicio del ecommerce se opta por imágenes de producto con fondo, que ayuden a contar una historia y a evocar un estilo de vida determinado, dejando las fotografías con fondo blanco para la visualización de los productos al detalle, una vez el cliente quiere añadir el artículo a la cesta de compra.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 2 =