Guía de venta online para principiantes

¿Tienes una tienda física y quieres vender tus productos por Internet? O simplemente quieres crear tu propio ecommerce para que el mundo no se pierda tus productos. En este artículo encontrarás respuestas a la pregunta que todos nos hacemos antes de embarcarnos en un proyecto de estas características: ¿cómo se vende online?
Primeros pasos en el mundo del ecommerce

En primer lugar, debemos tener muy en cuenta que la competitividad es una característica intrínseca del comercio online. Que vendas mucho un producto en tu tienda física, no significa que vaya a tener el mismo éxito en la red. No es lo mismo vender en una tienda física que hacerlo online, donde tus competidores se encuentran solo a un clic de distancia. Además, se trata de un entorno completamente distinto que requiere nuevas estrategias de marketing y nuevas formas de relación con el cliente.

Por todo esto, antes de aventurarnos en el desconocido mundo de la venta en Internet, es importante que tanteemos el terreno. Te recomendamos que pruebes la venta en un marketplace, ya que es la forma más sencilla y económica de hacer un test de mercado. Escoge algunos de tus productos estrella y aprende de los resultados. Existen muchos tipos de marketplaces, así que elige el que más te convenga en función del nicho y de su expansión geográfica. Amazon, eBay o Aliexpress son algunos de los más conocidos.

Y te preguntarás, ¿qué gano intentándolo? Pues muy sencillo, aprender. Aprenderás algunas nociones básicas de la venta en Internet, entre ellas: elaborar fichas de producto, realizar buenas fotografías, establecer precios, analizar e interpretar resultados de ventas, controlar a tus competidores, trabajar la captación, etc.

Si no funciona tu primera estrategia, toma ideas de tus competidores y prueba nuevas técnicas hasta que tus productos se vendan. Solo entonces estarás preparado para emanciparte y vender por tu cuenta.

primeros-pasos-ecommerce

Atraer clientes a nuestra tienda

Una vez que hayas montado una web sencilla para tu tienda, concéntrate al máximo en comercializarla implementando estrategias de marketing digital. Todo lo demás puede esperar. No temas, más adelante ya tendrás tiempo para invertir en mejorar tu web.

Por ahora trabaja en la captación. Necesitas llevar tráfico a tus productos y, sobre todo, generar ventas para que empiece a existir una cierta tracción. Tendrás que combinar la presencia en redes sociales con la publicidad de pago (Google Ads y Facebook Ads).

Utiliza herramientas como Google Analytics para saber qué productos tienen más visualizaciones, cómo acceden los usuarios a tu sitio web, cuánto tiempo pasan en él, etc. No te empeñes en tener siempre la razón y aprende de las estadísticas. Cuando no funciona tu principal apuesta, tendrás que explorar modelos alternativos. Aprovecha que todavía eres un ecommerce joven para experimentar e innovar.

Integración online y offline

En el caso de que dispongas de una tienda física, deberás empezar a plantearte una estrategia omnicanal para tu negocio. Se trata de ofrecer una experiencia uniforme, integrada y transversal, que cubra todos los canales donde se encuentren tus potenciales clientes. A grandes rasgos, la base del éxito de cualquier estrategia omnicanal es girar entorno al cliente.

Flexible: debe adaptarse a las cambiantes necesidades de compra. Los modelos rígidos generan una mala experiencia de usuario.
Personalizada y transversal: la atención debe ser individualizada mientras que la experiencia vivida por el cliente debe repetirse en todos los canales.

 definicion-omnicanalidad

La logística

A pesar de que muchas veces subestimemos la logística, en ecommerce se trata de un elemento que puede marcar la diferencia entre el éxito o el fracaso de tu proyecto.

Seguro que a estas alturas ya eres consciente de la impotrancia de retener a los compradores y de conseguir nuevos clientes. En este sentido, debemos entender la logística como un elemento que genera cierto grado de engagement y fidelización. En realidad, lo que el cliente espera es que su pedido llegue a su casa en perfectas condiciones sin que esto implique un alto coste de entrega. Así, tu responsabilidad como propietario de un ecommerce es elegir el operador logístico más adecuado.

Y sobre todo no olvides la logística inversa. El comprador tiene derecho a devolver su producto si lo considera pertinente, y deberás facilitarle la devolución sin que ello le suponga un coste adicional no asumible.

Las redes sociales

Son parte de la estrategia de marketing, pero merecen un tratamiento aparte. Cada vez somos más conscientes de la importancia que tiene la reputación online en la intención de compra de los consumidores. De hecho, en muchos casos las empresas aglutinan más visitas en sus redes sociales que en su sitio web.

social-media-ecommerce

De un tiempo a esta parte, las redes sociales que han convertido en la mejor herramienta para conocer a los clientes de un ecommerce, interactuar con ellos y atraerles para comprar. En este sentido, lo más importante es que periódicamente generes nuevos contenidos de calidad. Si no ofreces actividad constante en tus perfiles de redes sociales, el esfuerzo no servirá de mucho. No las descuides.

 

Más adelante podrás empezar a pensar en formas de generar más ingresos, optimizar el diseño de tu tienda e invertir en crear una marca sólida. Hasta entonces, dedica el máximo de horas posible a sacar adelante tu proyecto de ecommerce y no tengas miedo de buscar ayuda profesional que te acompañe en este proceso.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 5 =