Los errores más comunes en fotografía de producto

En ecommerce no hay nada más disuasorio que una fotografía de producto poco profesional y, la mejor forma de mejorar nuestra técnica es identificar cuáles son nuestros errores para, así, poder evitarlos. Aquí van algunos de los más comunes.

Errores de ejecución

Balance de blancos

También conocido como temperatura de color, el balance de blancos permite equilibrar las tonalidades cálidas y las más frías. Configurar correctamente este parámetro hará que los colores de tu producto se asemejen más a la realidad.

El balance de blancos está determinado por el tipo de fuente de luz. La luz solar y las bombillas estándar tienen temperaturas de color más cálidas, mientras que las bombillas fluorescentes y LED tienden a ser más frías. En función de tu iluminación, deberás ajustar el balance de blancos para conseguir resultados más fiables y de mayor precisión.

balance-de-blancos

No mezcles fuentes de luz de distinta naturaleza

Es habitual encontrar fotografías que usan al mismo tiempo diferentes fuentes de luz como, por ejemplo, un fluorescente y una bombilla. En estos casos, cada parte del objeto adquiere una tonalidad distinta en función de la luz que incide sobre esa zona concreta del producto. Es decir, si la bombilla se encuentra en el lado izquierdo, esa zona del producto tendrá una tonalidad más cálida, mientras que a la derecha el fluorescente provocará una cierta tonalidad azulada. Si eres el cliente y ves está imagen, ¿cómo sabrás cuál es el color exacto del producto?

Así que, recuerda: utiliza siempre más de una fuente de luz, pero que ambas ofrezcan el mismo tipo de iluminación. No queremos imágenes que lleven al cliente a la confusión.

Variedad de ángulos y posiciones

Siempre es una buena idea tener imágenes desde diferentes ángulos para ofrecer a tus clientes una visión completa del producto. En este sentido, la cantidad de imágenes y la variedad de ángulos que muestres a tus clientes afectará a las ventas. A más información, más seguros estarán de su decisión.

Diferentes-angulos

Por ejemplo, las tomas detalladas y de calidad pueden ayudar al cliente a ver tejidos, patrones y otros detalles importantes que no sería capaz de apreciar con una imagen general del producto.

No preparar los productos

Preparar adecuadamente los productos que vamos a fotografiar es una regla básica del ecommerce. Aunque sea nuevo, asegúrate de limpiar tus productos a conciencia. El proceso será diferente en función del tipo de artículo que vendas. Si se trata de muebles, remueve el polvo y púlelos siempre con un producto adecuado para el tipo de material. Si se trata de moda, plánchala y repara los daños antes de pasar a la siguiente fase.

Si usas tu teléfono móvil para tomar las fotografías también deberás limpiar la lente para eliminar el polvo, la suciedad y los residuos que se hayan acumulado con el tiempo.

Errores de ejecución

No alinear los productos

Probablemente se trata de uno de los errores amateurs más comunes que cometemos cuando damos los primeros pasos en el mundo del ecommerce. A la hora de editar las imágenes en la fase de postproducción, olvidamos que la página principal de nuestro sitio web será nuestro catálogo y que todos los productos estarán juntos, uno al lado del otro.

Por este motivo, es importante que los alineemos. El orden y su armonía garantizan una mejor experiencia de usuario.

error-alinear-foto-productos
alinear-fotos-productos

No prestar atención al fondo

Asegúrate de que el fondo no compite con el producto. A veces nos dejamos llevar por la creatividad y abarrotamos la escena. Para asegurarte, pregúntate si a simple vista queda absolutamente claro cuál es el artículo en venta.

Usar fotografías sin autorización

Puede ser que en algún momento sientas la tentación de usar las fotografías del fabricante, extrayéndolas directamente del sitio web. No lo hagas, por dos motivos: crearás desconfianza en tus potenciales clientes y correrás el riesgo de sufrir serios problemas legales. Las marcas protegen sus contenidos y su uso puede acarrear sanciones difíciles de afrontar.

Además, las personas que visiten tu sitio web pueden pensar que si usas las fotografías de otra persona es porque la calidad de tu producto no es la más adecuada. Evita problemas innecesarios y toma tus propias fotografías de producto.

 

Lo más importante de todo es que la fotografía represente al producto de la forma más fidedigna posible. No dejes de lado la honestidad. No queremos un cliente descontento que proteste porque los colores reales son muy diferentes a las imágenes. Cuando te sumerjas en el proceso de captura de tu catálogo, ten siempre en mente que gran parte de las devoluciones se producen porque lo recibido es muy diferente a lo comprado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 3 =