La importancia del color para aumentar las ventas

La importancia del color para aumentar las ventas
Aunque quizás no les damos la importancia que merecen, los colores son capaces de transmitir emociones y, por lo tanto, pueden inducir a la compra en mayor o menor grado. Definir una gama de colores para tu ecommerce es fundamental para dotar tu marca de personalidad y para conseguir captar la atención de tus potenciales clientes.

mario-gogh-589737-unsplash-(1)Para los retailers, la venta es el arte de la persuasión. En este sentido, lo primero que debemos saber es que hay muchos factores que influyen en la toma de decisiones de los consumidores. Entre todos ellos, las emociones destacan por su importancia a la hora de tomar decisiones de compra.

Diversos estudios desvelan que el color tiene una gran influencia sobre una marca, por su apelación directa a las emociones. Concretamente, más del 80% de los compradores afirma tener en cuenta los colores y la apariencia de un ecommerce a la hora de decidirse por comprar.

Definir una gama de colores que se adecúe a los clientes que deseas atraer a tu negocio online es fundamental para conseguir convertir cada visita en una compra. Y para mantener la coherencia estética, es necesario que apliques las mismas tonalidades al logotipo, a los elementos propios que configuran tu negocio online (tipografías, títulos, textos, banners), así como al estilo y a la tonalidad de las imágenes de producto que ilustraran los artículos que comercialices.

Significado de los colores

Es crucial tener en cuenta que los consumidores priorizan la apariencia visual y el color por encima de otros factores. De hecho, muchos compradores afirman que el color es la primera razón por la que adquieren un producto. Sin embargo, no debemos olvidar que también es uno de los principales factores que diferencia tu ecommerce de la competencia y ayuda a los usuarios a recordar tu marca.

Por todo esto, y para tomar decisiones con conocimiento de causa, debemos tener en cuenta que cada color se asocia con diferentes valores. Es muy importante decidir qué tipo de personalidad queremos atorgar a nuestro ecommerce para, así, escoger el color que mejor se adecúe a este mensaje.

  • Amarillo: Transmite optimismo y juventud. Comúnmente utilizada para llamar la atención a los denominados Window Shoppers, aquellos consumidores que navegan por los ecommerce como forma de ocio, sin intención de compra. Comúnmente se utiliza para los call-to-action.
  • Rojo: Es el color del amor y la pasión. Transmite energía y se usa como representación de la ausencia y la inmediatez. Por este motivo, es muy utilizado por los propietarios de tiendas online para ilustrar las rebajas o las ventas por liquidación.
  • Azul: Denota confianza y en ecommerce se utiliza para dar seguridad y garantía. Se trata de un color asociado a los contenidos corporativos, muy utilizado en el sector bancario y empresarial.
  • Verde: Asociado con la naturaleza y la riqueza, se trata del color que el ojo humano es capaz de procesar con más facilidad. Suele transmitir relajación, armonía, crecimiento y frescura.
  • Naranja: El naranja tiene la energía del color rojo y la felicidad del amarillo.
  • Rosa: Tradicionalmente, el color del romanticismo y la feminidad. Suele utilizarse en los ecommerce dedicados a mujeres y jóvenes.
  • Negro: Asociado al poder y la sofisticación, transmite elegancia. Se trata de un color muy utilizado en el mercado de productos de lujo.
  • Blanco: Representa la paz y la pureza, también la simplicidad y el minimalismo.

colores-ecommerce

El color y los tipos de consumidores

Los colores tienen también la habilidad de atraer a tipos específicos de consumidores, así como inducir el cambio en sus hábitos de compra.

Las marcas del sector de la comida rápida, rebajas o establecimientos outlets suelen recurrir a colores como el rojo, el naranja, el negro o el azul intenso, pues les interesa atraer a compradores impulsivos y dichos colores transmiten ese sentimiento de urgencia.

Del mismo modo, los bancos o los grandes almacenes suelen optar, tanto en su establecimiento físico como en sus negocios online, por colores como el azul marino o el turquesa. Dichos colores transmiten un sentimiento de seguridad y confianza, con el objetivo de atraer su principal target, los compradores que se ajustan siempre a su presupuesto.

Las marcas de la industria de la moda optan por colores pastel como el rosa o la verde aguamarina porque son aquellos que más se identifican con sus clientes potenciales, los consumidores más tradicionales.

 

La importancia de la apariencia va mucho más allá de la estética, ya que también afecta directamente al interés del cliente potencial por los productos del negocio. Establecer un estilo propio, con una gama de colores acorde al tipo de target al que nos dirigimos, es fundamental para conseguir los mejores resultados de ventas.

 

Optimización de Imágenes: calidad vs tiempo de carga

Optimización de Imágenes: calidad vs tiempo de carga
Las imágenes de alta calidad se han convertido en un elemento muy importante para los ecommerce. Sin embargo, este tipo de fotografías tan detalladas ralentizan el tiempo de carga de la web, consiguiendo que el consumidor abandone su acto de compra. En estos casos, es necesaria la optimización de imágenes para seguir ofreciendo la mejor experiencia al usuario.

En el mundo del ecommerce, poder mostrar tu producto con la máxima precisión es indispensable. De esta manera, los sitios web utilizan fotos para acercar el producto al comprador y que éste pueda hacerse una idea lo más fiel posible de lo que ofrecen. La fotografía de producto se convierte en un eslabón ineludible durante el proceso de compra. Si consigues ofrecer una imagen atractiva y visualmente bonita, estás mucho más cerca de ser comprado.

 

Aún y la importancia de las imágenes en la experiencia de compra, la realidad es que a mayor calidad de imagen, mayor peso, y por lo tanto mayor tiempo de espera en web. Un estudio publicado por Radware afirma que un segundo de demora en la carga web se traduce en un 7% de pérdida en conversiones, un 11% menos de páginas vistas y un 16% de descenso en satisfacción del consumidor. Así, los posibles compradores se cansan muy rápido de esperar y acaban desistiendo en su intención de compra.

SEO-fotografia-producto

Esto supone un gran reto para los propietarios de negocios digitales: ¿cómo ofrecer la mayor calidad de imagen posible, sin renunciar a una alta velocidad de carga en web?

El SEO de buscadores como Google también tiene en cuenta la velocidad de carga de tu web, así que para conseguir aparecer en las primeras posiciones de los motores de búsqueda, la rapidez es indispensable.

Así, tanto consumidores como buscadores las prefieren rápidas (las webs). ¿Se incluye la tuya en una de ellas? Si no es así, te mostramos algunas ideas para conseguirlo.

Compresión de Imágenes

Los compradores valoran que las fotos sean grandes, de alta calidad, y sobre todo que permitan hacer zoom para captar todos los detalles del producto. Todas son características que disparan el tiempo de carga de la web. Pero tenemos la solución: diferentes aplicaciones y sitios web, como TinyPNG o Compressor.io son capaces de comprimir tus fotos, sin que esto suponga un detrimento en su calidad.

“Save for web” de Photoshop

Si eres usuario de Adobe Photoshop, la opción “save for web” (guardar para web) comprime tus imágenes directamente para que puedas hacer uso de ellas en tu sitio de internet. Además, esta opción te informa del tiempo aproximado de carga de tu fotografía y de su peso.

Escoge el formato adecuado (¿JPEG, PNG, GIF?)

Escoger el formato que más se adapte a tus necesidades parece fácil, pero cuando nos importa mucho la calidad, como es el caso, tendemos a cometer errores que aumentan el tiempo de carga del navegador. 

Los más utilizados son JPEG, PNG y GIF, pero para la mayoría de situaciones ecommerce, JPEG será tu mayor aliado. Este formato proporciona la mejor calidad con el menor tamaño de archivo. GIF no suele ser nunca una buena idea, ya que la imagen pesa mucho y no hay manera de reducirla. Intenta reservar este formato para thumbnails o imágenes decorativas, no de producto. PNG también es una buena alternativa ya que nos proporciona un tamaño de archivo extremadamente pequeño, aunque para conseguirlo los colores se distorsionen.

Utiliza una “content delivery network”

Una red de entrega de contenidos (Content Delivery Network en inglés) es una red de computadoras superpuesta que sirve como contenedor de copias de datos. Éstos están colocados en diferentes puntos de una red, lo que permite maximizar el ancho de banda. Al navegar por la web, el usuario accede a la copia de información que se encuentre más cerca suyo, en lugar de acceder al mismo servidor central, como sí sucede con las webs sin este servicio. Con el CDN evitas que se produzcan embudos en el servidor, y por lo tanto tu página web tiene una velocidad de carga más rápida.

NCDN - CDN

Este tipo de redes puede contener objetos web, objetos para descargar (archivos multimedia, software, documentos), aplicaciones, etc.

Se trata de una solución excelente para contener nuestras imágenes. CloudFlare o Amazon CloudFront ofrecen este servicio.

Pon a prueba tus imágenes

El objetivo de optimizar tus imágenes es aumentar las conversiones. Conocer qué tipo de imágenes atrae más a tus clientes es esencial para que consuman en tu ecommerce:

  • Pon a prueba el número de imágenes del producto por página: dado que el tiempo de carga es un problema, es posible que al reducir el número de imágenes en una página aumenten las tasas de clics y las ventas. Pero también es posible que proporcionar muchas imágenes por página (como diferentes vistas) mejore la experiencia del usuario y genere más ventas. La única forma de descubrir esto es probarlo.
  • Pon a prueba qué ángulos prefieren tus clientes: encuestar a los clientes acerca de lo que más les gusta al ver las fotos de los productos.

A través de estos consejos y aplicaciones podrás sacarle el mayor rendimiento a tus fotografía ecommerce y ofrecer una auténtica experiencia de usuario a tus clientes.