¿Cómo conseguir fotografías profesionales de prendas de vestir?

¿Cómo conseguir fotografías profesionales de prendas de vestir?
En algunas ocasiones la fotografía DIY puede sacarnos de un apuro. Si necesitas urgentemente fotografías de prendas de vestir y textiles, sigue nuestros consejos para, paso a paso, conseguir imágenes profesionales de tus productos.

Decisiones previas

Antes de empezar deberás saber cómo quieres presentar tus prendas en tu tienda de comercio electrónico. Las opciones más utilizadas en la fotografía de moda son:

  • Modelo: Usar un modelo real implica que el consumidor ve los productos expuestos en un formato casi idéntico a su propio cuerpo. Además, los modelos pueden adoptar cualquier postura, aunque dependerás de su contratación.
  • Maniquí invisible: Proporciona una visión perfectamente volumizada de las prendas, sin necesidad de modelo. Para su realización tan solo necesitarás un maniquí de color mate o blanco.
  • Flat Lay: Probablemente es la opción más económica y sencilla, ya que se trata de realizar fotografías en plano, sin necesidad de modelo ni de maniquí. Sin embargo, su efectividad es menor, ya que el cliente debe imaginarse como lucirían tus prendas.

Tipos-fotografia-producto-ropa

Prepara tus prendas

La preparación de las prendas es el punto de partida lógico en fotografía de producto. De hecho, en el caso de las prendas de vestir, se trata de un paso ineludible.

Quita todas las etiquetas y pegatinas del producto y analízalo palmo a palmo para asegurar que no hay costuras que remendar y/o imperfecciones. A continuación, plánchalo con una plancha convencional o de vapor y, si es necesario, utiliza rodillos o cinta adhesiva para quitar el polvo y demás residuos.

Asimismo, es importante que adaptes tu prenda al modelo o al maniquí. En muchas ocasiones encontraras que la prenda no encaja a la perfección. Para obtener imágenes profesionales, puedes doblar la tela y usar alfileres y/o pinzas para conseguir que se ajuste correctamente.

No esperes a la fase de postproducción para retocar las imperfecciones. Nuestra recomendación es que desde un principio intentes que tus prendas estén impecables y que únicamente uses la edición para añadir toques finales y correcciones básicas de color.

Organiza un estudio de bajo presupuesto

Con una cámara, un trípode, papel blanco y algunas fuentes de luz puedes convertir tu habitación en un modesto estudio de fotografía de producto.

Tan solo deberás situar el papel blanco frente a una pared, evitando pliegues que puedan interferir en la imagen. Coloca el trípode con la cámara directamente frente al producto. En la mayor parte de los casos, no necesitarás mover la cámara, ya que para obtener diferentes ángulos es mejor mover el producto.

Utilizar una correcta iluminación es esencial. ¿Luz natural o artificial? Deberás escoger la opción que mejor se adapte a tus posibilidades. Te recomendamos que alquiles o inviertas en un kit de iluminación sencillo, ya que en muchos casos la luz artificial es más fácil de controlar.

Configura tu cámara

No uses nunca el modo de disparo automático. Si tus fotografías no están correctamente configuradas, los resultados no podrán ser corregidas en la fase de postproducción y deberás realizarlas de nuevo.

Para no perder el tiempo, es mejor tener en cuenta tres factores esenciales: apertura, sensibilidad ISO y balance de blancos.

  • Apertura: Representada con la letra F en los ajustes de la cámara, la apertura permite controlar el enfoque. A grandes rasgos, cuanto más alto es el número de apertura, más aspectos de la imagen están enfocados. Asegúrate de ajustar la apertura por encima de f/11 para capturar al máximo los detalles.
  • ISO: Aunque depende de la fuente de luz que usemos, las imágenes de prendas de vestir precisan de una configuración ISO de entre 400 y 600. Si estás utilizando iluminación artificial, es mejor que establezcas tu ISO entre 600 y 800 para reducir el ruido.
  • Balance de blancos: Las fuentes de luz de diferente naturaleza crean lo que se conoce como color dominante. Esto significa que la fuente de luz determina las tonalidades predominantes de la fotografía. Por este motivo, es importante ajustar el balance de blancos para determinar cómo la cámara debe interpretar los colores.

Empieza la sesión

Si has seguido paso a paso las instrucciones, esta será la parte más sencilla. Haz tantas fotografías como puedas, siempre es mejor escoger las mejores entre 100 tomas que entre 30. Y recuerda que tus potenciales clientes querrán ver diferentes ángulos del producto. Si incluyes imágenes detalladas reducirás la cantidad de preguntas del cliente y aumentarás la tasa de conversiones.

Ajusta la configuración durante la sesión de fotos si notas que no has configurado bien los ajustes de tu cámara en el paso anterior.

Realiza los últimos retoques

En el proceso de postproducción deberás tener en cuenta cómo deseas que se vean los productos en tu ecommerce. Así, lo más importante es la coherencia estética. Si lo que pretendes es dar una imagen de profesionalidad y seriedad, evita a toda costa utilizar diferentes presentaciones de producto. En lugar de recortar y dimensionar cada foto de forma diferente, o variar otros ajustes como la iluminación o los colores de fondo, crea una plantilla de directrices para asegurarte de que cada imagen se edita de la misma manera.

Edicion-foto-producto

En este sentido, asegúrate de que tus productos sean del mismo tamaño y estén centrados en cada imagen. Todos los ángulos, esquinas y bordes de tus productos deben estar alineados unos con otros.

Una vez editada, asegúrate de convertir tus imágenes a un formato SRGB para garantizar que los diferentes navegadores y dispositivos no cambien los colores.

 

A/B testing para fotografía de producto

A/B testing para fotografía de producto
Descubrir qué apuesta visual es la más adecuada es todo un reto para los ecommerce. Gracias a los test visuales A/B, los propietarios de una tienda online pueden tomar decisiones con mayor conocimiento de causa.

Antes de comprar en una tienda física, tenemos por costumbre interactuar con el producto. Nos probamos la ropa, olemos las velas y a veces incluso escuchamos un disco antes de decidirnos por él. Cuando se trata de la venta online, en cambio, la interacción es precisamente una de las principales carencias. Para compensar, los ecommerce utilizan la fotografía de producto para persuadir, influenciar y motivar la compra.

El tiempo es oro, de manera que vale la pena experimentar y buscar cuál es la apuesta más adecuada para captar la atención de nuestros potenciales clientes. En este sentido, el A/B testing permite comparar resultados entre diferentes opciones y poner a prueba el potencial persuasivo de nuestras imágenes de producto.

ab-testing

¿Qué variables podemos poner a prueba?

Tamaño

Aunque es cierto que cada ecommerce es único, y que también lo son sus usuarios, existen muchos estudios que demuestran la importancia del tamaño de las imágenes en la tasa de conversión. Su importancia radica en su capacidad para dar información visual a los usuarios sobre los detalles del objeto. Sobre esta cuestión encontramos una gran cantidad de posibilidades. ¿Mejoran los resultados si la imagen es grande? ¿Tus clientes compran más si incorporas la opción de zoom?

Además, siempre es recomendable usar, como mínimo, una fotografía que sirva de referencia sobre el tamaño real del producto. Una solución sencilla es añadir contexto a tu imagen. Por ejemplo, si el objetivo es vender una maleta de viaje, siempre podremos optar por colocar a una persona a su lado.

Fondo

El uso de fondo blanco contribuye a la coherencia, ya que garantiza una apariencia uniforme en todo el sitio web. Sin distracciones, el producto es el protagonista absoluto. Aun así, existen nuevas tendencias como el storytelling que tiene otras prioridades y que crea un estilo propio. Si eres dueño de un ecommerce, deberás plantearte cuál es tu estilo. ¿Qué funciona mejor para tu tienda online? ¿Tus usuarios prefieren las llamadas imágenes de estilo de vida o las fotografías sobre fondo blanco?

Posición

Con el término posición nos referimos al ángulo desde el que tomamos la fotografía del producto. En este sentido, puedes probar diferentes variaciones de presentación del objeto. Las opciones son variadas y van desde los ángulos más tradicionales (frontal y lateral) hasta otras alternativas menos frecuentes como planos cenitales o planos más detallados.

Número de imágenes

También puedes experimentar incrementando o reduciendo el número de imágenes que utilizas para ilustrar tu producto y analizar cómo afecta a tus conversiones. ¿Cuántas imágenes son necesarias para presentar el producto?

Color

Si tu producto está disponible en más de un color, deberás plantearte realizar test A/B sobre esta cuestión. Existen muchas opciones y debes encontrar la que mejor se adapte a tus usuarios. ¿Qué color elegirás para la primera de las fotografías? ¿Obtienes mayor número de ventas si incluyes fotografías con todas las tonalidades disponibles?

Tipo de imagen

Puedes realizar diferentes test para averiguar qué tipo de imagen de producto es más adecuada. Es recomendable que antes de invertir en la fotografía de producto de todo tu catálogo, realices pruebas A/B para escoger entre diferentes estilos y formatos. Algunas de las preguntas que deberás realizar son las siguientes: ¿Fotografía estática o vídeo de producto? ¿Imágenes 360º o escenarios modelados en 3D? ¿Con o sin modelos?

Consejos y buenas prácticas

Los A/B testing deben identificar problemas en la conversión y ayudarte a comprender el comportamiento de tus usuarios. A continuación, compartimos algunos consejos que te ayudarán a obtener resultados más fiables:

– Testea un solo elemento. De este modo, serás capaz de aislar su impacto en el rendimiento de tu sitio web. Si cambias más de un elemento en cada página, puede ser difícil descubrir a qué elemento se debe la mejora de los resultados.

– No cambies nada una vez hayas empezado el test. Si la localización del elemento cuestionado o alguna de sus características cambia durante el test, no podrás interpretar los resultados correctamente.

– Utiliza páginas con mucho tráfico. Para conseguir mejores resultados en menos tiempo, es recomendable realizar el test en los productos más consultados y con mayor tasa de conversión de tu catálogo.

– Realiza cambios notables. Las pequeñas modificaciones pueden pasar desapercibidas y pueden llevar a resultados no concluyentes.

– No finalices el test antes de tiempo. Debes asegurarte de que has recogido información suficiente. En el caso opuesto, será necesario volver a empezar el proceso de testing hasta obtener resultados significativos.

– Espera antes de actuar. No deberías tomar ningún tipo de decisión en base a un test no finalizado. De hecho, es recomendable una tasa de fiabilidad del 95% para asegurar que los resultados no van a variar.

Herramientas de A/B testing

Google Analytics

Google Analytics ya permite realizar test desde su plataforma. Se trata de una opción muy cómoda para todas aquellas tiendas online que usan esta herramienta. Permite probar hasta diez variaciones de una misma página y modificar títulos, encabezados, imágenes e iconos, textos y botones call to action. A través de tu cuenta de usuario, podrás consultar siempre que quieras el estado del test y sus resultados. Asimismo, con Google Analytics podrás obtener actualizaciones a través del correo electrónico.

AB Tasty

La empresa AB Tasty pone a disposición de las tiendas online una solución innovadora para el testing y la personalización multidispositivo. Su editor gráfico para no expertos permite modificar páginas ya existentes y añadir nuevos contenidos fácilmente. Los resultados permiten la personalización de la experiencia del usuario, desplegando optimizaciones específicas para cada segmento de público.

Optimizely

Ofrece prestaciones similares a AB Tasty. Se trata de una empresa que desarrolla estrategias de optimización de la experiencia del cliente, para páginas web y aplicaciones móviles. La implementación es sencilla y para preparar el test no es necesario tener conocimientos de programación.

 

Contenido relacionado:

Fotografía de producto: El tamaño sí que importa


 

Optimización de Imágenes: calidad vs tiempo de carga

Optimización de Imágenes: calidad vs tiempo de carga
Las imágenes de alta calidad se han convertido en un elemento muy importante para los ecommerce. Sin embargo, este tipo de fotografías tan detalladas ralentizan el tiempo de carga de la web, consiguiendo que el consumidor abandone su acto de compra. En estos casos, es necesaria la optimización de imágenes para seguir ofreciendo la mejor experiencia al usuario.

En el mundo del ecommerce, poder mostrar tu producto con la máxima precisión es indispensable. De esta manera, los sitios web utilizan fotos para acercar el producto al comprador y que éste pueda hacerse una idea lo más fiel posible de lo que ofrecen. La fotografía de producto se convierte en un eslabón ineludible durante el proceso de compra. Si consigues ofrecer una imagen atractiva y visualmente bonita, estás mucho más cerca de ser comprado.

 

Aún y la importancia de las imágenes en la experiencia de compra, la realidad es que a mayor calidad de imagen, mayor peso, y por lo tanto mayor tiempo de espera en web. Un estudio publicado por Radware afirma que un segundo de demora en la carga web se traduce en un 7% de pérdida en conversiones, un 11% menos de páginas vistas y un 16% de descenso en satisfacción del consumidor. Así, los posibles compradores se cansan muy rápido de esperar y acaban desistiendo en su intención de compra.

SEO-fotografia-producto

Esto supone un gran reto para los propietarios de negocios digitales: ¿cómo ofrecer la mayor calidad de imagen posible, sin renunciar a una alta velocidad de carga en web?

El SEO de buscadores como Google también tiene en cuenta la velocidad de carga de tu web, así que para conseguir aparecer en las primeras posiciones de los motores de búsqueda, la rapidez es indispensable.

Así, tanto consumidores como buscadores las prefieren rápidas (las webs). ¿Se incluye la tuya en una de ellas? Si no es así, te mostramos algunas ideas para conseguirlo.

Compresión de Imágenes

Los compradores valoran que las fotos sean grandes, de alta calidad, y sobre todo que permitan hacer zoom para captar todos los detalles del producto. Todas son características que disparan el tiempo de carga de la web. Pero tenemos la solución: diferentes aplicaciones y sitios web, como TinyPNG o Compressor.io son capaces de comprimir tus fotos, sin que esto suponga un detrimento en su calidad.

“Save for web” de Photoshop

Si eres usuario de Adobe Photoshop, la opción “save for web” (guardar para web) comprime tus imágenes directamente para que puedas hacer uso de ellas en tu sitio de internet. Además, esta opción te informa del tiempo aproximado de carga de tu fotografía y de su peso.

Escoge el formato adecuado (¿JPEG, PNG, GIF?)

Escoger el formato que más se adapte a tus necesidades parece fácil, pero cuando nos importa mucho la calidad, como es el caso, tendemos a cometer errores que aumentan el tiempo de carga del navegador. 

Los más utilizados son JPEG, PNG y GIF, pero para la mayoría de situaciones ecommerce, JPEG será tu mayor aliado. Este formato proporciona la mejor calidad con el menor tamaño de archivo. GIF no suele ser nunca una buena idea, ya que la imagen pesa mucho y no hay manera de reducirla. Intenta reservar este formato para thumbnails o imágenes decorativas, no de producto. PNG también es una buena alternativa ya que nos proporciona un tamaño de archivo extremadamente pequeño, aunque para conseguirlo los colores se distorsionen.

Utiliza una “content delivery network”

Una red de entrega de contenidos (Content Delivery Network en inglés) es una red de computadoras superpuesta que sirve como contenedor de copias de datos. Éstos están colocados en diferentes puntos de una red, lo que permite maximizar el ancho de banda. Al navegar por la web, el usuario accede a la copia de información que se encuentre más cerca suyo, en lugar de acceder al mismo servidor central, como sí sucede con las webs sin este servicio. Con el CDN evitas que se produzcan embudos en el servidor, y por lo tanto tu página web tiene una velocidad de carga más rápida.

NCDN - CDN

Este tipo de redes puede contener objetos web, objetos para descargar (archivos multimedia, software, documentos), aplicaciones, etc.

Se trata de una solución excelente para contener nuestras imágenes. CloudFlare o Amazon CloudFront ofrecen este servicio.

Pon a prueba tus imágenes

El objetivo de optimizar tus imágenes es aumentar las conversiones. Conocer qué tipo de imágenes atrae más a tus clientes es esencial para que consuman en tu ecommerce:

  • Pon a prueba el número de imágenes del producto por página: dado que el tiempo de carga es un problema, es posible que al reducir el número de imágenes en una página aumenten las tasas de clics y las ventas. Pero también es posible que proporcionar muchas imágenes por página (como diferentes vistas) mejore la experiencia del usuario y genere más ventas. La única forma de descubrir esto es probarlo.
  • Pon a prueba qué ángulos prefieren tus clientes: encuestar a los clientes acerca de lo que más les gusta al ver las fotos de los productos.

A través de estos consejos y aplicaciones podrás sacarle el mayor rendimiento a tus fotografía ecommerce y ofrecer una auténtica experiencia de usuario a tus clientes.

 

¿Cómo usar las imágenes para aumentar las conversiones?

¿Cómo usar las imágenes para aumentar las conversiones?
El componente visual es, en la mayoría de tiendas online, una parte crítica que afecta directamente al éxito o fracaso del proceso de compra y, por consecuencia, a la tasa de conversión de nuestro portal ecommerce.

Son muchos los estudios dedicados a analizar la incidencia en las conversiones que tienen la redacción y el diseño de las webs dedicadas al comercio online, así como todos aquellos aspectos que nos ayudan a posicionar nuestro ecommerce en los motores de búsqueda. En cambio, el papel de las imágenes ya sea para mostrar productos o para captar la atención de los visitantes a nuestra tienda online, no recibe tanta atención desde la mayoría de estudios dedicados al marketing para ecommerce. Veamos, pues, algunos conceptos fundamentales para tener en cuenta a la hora de aprovechar las diferentes posibilidades que ofrece el uso de imágenes en cualquier tipo de tienda online.

  • clothing-998215_1920Justifica siempre el uso de imágenes, ya sea como reclamo o como información visual de producto. Utiliza las imágenes para llegar donde no llegan las palabras y, en el caso de las imágenes de producto, mejor una imagen buena, de alta calidad, que muchas malas. A la hora de elegir imágenes de recurso para tu home o para las portadas de colecciones, piensa en mantener la coherencia y proporción entre texto e imagen y no sobrecargues en exceso tus páginas.
  • Piensa en el contexto. Si utilizas imágenes de reclamo, ya sea con modelo o con productos situados en un contexto, piensa en tu cliente potencial. Cuando realices un shooting, ten en cuenta que tanto el modelo como el contexto pueden influir en si el comprador se identifica con el producto, si piensa que es “para él”. Siempre que puedas, muestra el producto en su contexto normal de uso.
  • Ten en cuenta los colores. Si vendo un zapato en tres colores, ¿qué color muestro por defecto? ¿Qué color destaco en mis imágenes de recurso? En el primer caso, se trata simplemente de escoger como color por defecto aquél que nos haya dado hasta el momento mayores tasas de conversión en productos similares. corbatas ecommerceEn el segundo caso, debemos intentar adecuar el color a la personalidad de nuestra marca, intentando escapar de prototipos y estándares prefijados.
  • Utiliza técnicas que añaden interactividad a las imágenes. Añade la posibilidad de hacer zoom en la foto desplazando el cursor sobre ellas, o valora la inclusión de la vista 360º para lograr que el cliente tenga una experiencia lo más cercana a la tienda física, pudiendo observar el producto desde todos sus ángulos.
  • Empatiza con el cliente. Sobre todo si tu caso es el de un tienda online monomarca, o si sólo vendes un solo tipo de productos (informática, jardinería, moda femenina, deportes, etc.), trata de incliur en un portal eCommerce imágenes que apelen a la empatía del cliente. Ten en cuenta factores como la edad, el sexo, el nivel cultural o económico de tu target potencial.