La importancia del color para aumentar las ventas

La importancia del color para aumentar las ventas
Aunque quizás no les damos la importancia que merecen, los colores son capaces de transmitir emociones y, por lo tanto, pueden inducir a la compra en mayor o menor grado. Definir una gama de colores para tu ecommerce es fundamental para dotar tu marca de personalidad y para conseguir captar la atención de tus potenciales clientes.

mario-gogh-589737-unsplash-(1)Para los retailers, la venta es el arte de la persuasión. En este sentido, lo primero que debemos saber es que hay muchos factores que influyen en la toma de decisiones de los consumidores. Entre todos ellos, las emociones destacan por su importancia a la hora de tomar decisiones de compra.

Diversos estudios desvelan que el color tiene una gran influencia sobre una marca, por su apelación directa a las emociones. Concretamente, más del 80% de los compradores afirma tener en cuenta los colores y la apariencia de un ecommerce a la hora de decidirse por comprar.

Definir una gama de colores que se adecúe a los clientes que deseas atraer a tu negocio online es fundamental para conseguir convertir cada visita en una compra. Y para mantener la coherencia estética, es necesario que apliques las mismas tonalidades al logotipo, a los elementos propios que configuran tu negocio online (tipografías, títulos, textos, banners), así como al estilo y a la tonalidad de las imágenes de producto que ilustraran los artículos que comercialices.

Significado de los colores

Es crucial tener en cuenta que los consumidores priorizan la apariencia visual y el color por encima de otros factores. De hecho, muchos compradores afirman que el color es la primera razón por la que adquieren un producto. Sin embargo, no debemos olvidar que también es uno de los principales factores que diferencia tu ecommerce de la competencia y ayuda a los usuarios a recordar tu marca.

Por todo esto, y para tomar decisiones con conocimiento de causa, debemos tener en cuenta que cada color se asocia con diferentes valores. Es muy importante decidir qué tipo de personalidad queremos atorgar a nuestro ecommerce para, así, escoger el color que mejor se adecúe a este mensaje.

  • Amarillo: Transmite optimismo y juventud. Comúnmente utilizada para llamar la atención a los denominados Window Shoppers, aquellos consumidores que navegan por los ecommerce como forma de ocio, sin intención de compra. Comúnmente se utiliza para los call-to-action.
  • Rojo: Es el color del amor y la pasión. Transmite energía y se usa como representación de la ausencia y la inmediatez. Por este motivo, es muy utilizado por los propietarios de tiendas online para ilustrar las rebajas o las ventas por liquidación.
  • Azul: Denota confianza y en ecommerce se utiliza para dar seguridad y garantía. Se trata de un color asociado a los contenidos corporativos, muy utilizado en el sector bancario y empresarial.
  • Verde: Asociado con la naturaleza y la riqueza, se trata del color que el ojo humano es capaz de procesar con más facilidad. Suele transmitir relajación, armonía, crecimiento y frescura.
  • Naranja: El naranja tiene la energía del color rojo y la felicidad del amarillo.
  • Rosa: Tradicionalmente, el color del romanticismo y la feminidad. Suele utilizarse en los ecommerce dedicados a mujeres y jóvenes.
  • Negro: Asociado al poder y la sofisticación, transmite elegancia. Se trata de un color muy utilizado en el mercado de productos de lujo.
  • Blanco: Representa la paz y la pureza, también la simplicidad y el minimalismo.

colores-ecommerce

El color y los tipos de consumidores

Los colores tienen también la habilidad de atraer a tipos específicos de consumidores, así como inducir el cambio en sus hábitos de compra.

Las marcas del sector de la comida rápida, rebajas o establecimientos outlets suelen recurrir a colores como el rojo, el naranja, el negro o el azul intenso, pues les interesa atraer a compradores impulsivos y dichos colores transmiten ese sentimiento de urgencia.

Del mismo modo, los bancos o los grandes almacenes suelen optar, tanto en su establecimiento físico como en sus negocios online, por colores como el azul marino o el turquesa. Dichos colores transmiten un sentimiento de seguridad y confianza, con el objetivo de atraer su principal target, los compradores que se ajustan siempre a su presupuesto.

Las marcas de la industria de la moda optan por colores pastel como el rosa o la verde aguamarina porque son aquellos que más se identifican con sus clientes potenciales, los consumidores más tradicionales.

 

La importancia de la apariencia va mucho más allá de la estética, ya que también afecta directamente al interés del cliente potencial por los productos del negocio. Establecer un estilo propio, con una gama de colores acorde al tipo de target al que nos dirigimos, es fundamental para conseguir los mejores resultados de ventas.

 

Guía de venta online para principiantes

Guía de venta online para principiantes
¿Tienes una tienda física y quieres vender tus productos por Internet? O simplemente quieres crear tu propio ecommerce para que el mundo no se pierda tus productos. En este artículo encontrarás respuestas a la pregunta que todos nos hacemos antes de embarcarnos en un proyecto de estas características: ¿cómo se vende online?
Primeros pasos en el mundo del ecommerce

En primer lugar, debemos tener muy en cuenta que la competitividad es una característica intrínseca del comercio online. Que vendas mucho un producto en tu tienda física, no significa que vaya a tener el mismo éxito en la red. No es lo mismo vender en una tienda física que hacerlo online, donde tus competidores se encuentran solo a un clic de distancia. Además, se trata de un entorno completamente distinto que requiere nuevas estrategias de marketing y nuevas formas de relación con el cliente.

Por todo esto, antes de aventurarnos en el desconocido mundo de la venta en Internet, es importante que tanteemos el terreno. Te recomendamos que pruebes la venta en un marketplace, ya que es la forma más sencilla y económica de hacer un test de mercado. Escoge algunos de tus productos estrella y aprende de los resultados. Existen muchos tipos de marketplaces, así que elige el que más te convenga en función del nicho y de su expansión geográfica. Amazon, eBay o Aliexpress son algunos de los más conocidos.

Y te preguntarás, ¿qué gano intentándolo? Pues muy sencillo, aprender. Aprenderás algunas nociones básicas de la venta en Internet, entre ellas: elaborar fichas de producto, realizar buenas fotografías, establecer precios, analizar e interpretar resultados de ventas, controlar a tus competidores, trabajar la captación, etc.

Si no funciona tu primera estrategia, toma ideas de tus competidores y prueba nuevas técnicas hasta que tus productos se vendan. Solo entonces estarás preparado para emanciparte y vender por tu cuenta.

primeros-pasos-ecommerce

Atraer clientes a nuestra tienda

Una vez que hayas montado una web sencilla para tu tienda, concéntrate al máximo en comercializarla implementando estrategias de marketing digital. Todo lo demás puede esperar. No temas, más adelante ya tendrás tiempo para invertir en mejorar tu web.

Por ahora trabaja en la captación. Necesitas llevar tráfico a tus productos y, sobre todo, generar ventas para que empiece a existir una cierta tracción. Tendrás que combinar la presencia en redes sociales con la publicidad de pago (Google Ads y Facebook Ads).

Utiliza herramientas como Google Analytics para saber qué productos tienen más visualizaciones, cómo acceden los usuarios a tu sitio web, cuánto tiempo pasan en él, etc. No te empeñes en tener siempre la razón y aprende de las estadísticas. Cuando no funciona tu principal apuesta, tendrás que explorar modelos alternativos. Aprovecha que todavía eres un ecommerce joven para experimentar e innovar.

Integración online y offline

En el caso de que dispongas de una tienda física, deberás empezar a plantearte una estrategia omnicanal para tu negocio. Se trata de ofrecer una experiencia uniforme, integrada y transversal, que cubra todos los canales donde se encuentren tus potenciales clientes. A grandes rasgos, la base del éxito de cualquier estrategia omnicanal es girar entorno al cliente.

Flexible: debe adaptarse a las cambiantes necesidades de compra. Los modelos rígidos generan una mala experiencia de usuario.
Personalizada y transversal: la atención debe ser individualizada mientras que la experiencia vivida por el cliente debe repetirse en todos los canales.

 definicion-omnicanalidad

La logística

A pesar de que muchas veces subestimemos la logística, en ecommerce se trata de un elemento que puede marcar la diferencia entre el éxito o el fracaso de tu proyecto.

Seguro que a estas alturas ya eres consciente de la impotrancia de retener a los compradores y de conseguir nuevos clientes. En este sentido, debemos entender la logística como un elemento que genera cierto grado de engagement y fidelización. En realidad, lo que el cliente espera es que su pedido llegue a su casa en perfectas condiciones sin que esto implique un alto coste de entrega. Así, tu responsabilidad como propietario de un ecommerce es elegir el operador logístico más adecuado.

Y sobre todo no olvides la logística inversa. El comprador tiene derecho a devolver su producto si lo considera pertinente, y deberás facilitarle la devolución sin que ello le suponga un coste adicional no asumible.

Las redes sociales

Son parte de la estrategia de marketing, pero merecen un tratamiento aparte. Cada vez somos más conscientes de la importancia que tiene la reputación online en la intención de compra de los consumidores. De hecho, en muchos casos las empresas aglutinan más visitas en sus redes sociales que en su sitio web.

social-media-ecommerce

De un tiempo a esta parte, las redes sociales que han convertido en la mejor herramienta para conocer a los clientes de un ecommerce, interactuar con ellos y atraerles para comprar. En este sentido, lo más importante es que periódicamente generes nuevos contenidos de calidad. Si no ofreces actividad constante en tus perfiles de redes sociales, el esfuerzo no servirá de mucho. No las descuides.

 

Más adelante podrás empezar a pensar en formas de generar más ingresos, optimizar el diseño de tu tienda e invertir en crear una marca sólida. Hasta entonces, dedica el máximo de horas posible a sacar adelante tu proyecto de ecommerce y no tengas miedo de buscar ayuda profesional que te acompañe en este proceso.

 

La transformación digital de la fotografía para ecommerce

La transformación digital de la fotografía para ecommerce
A raíz del éxito de las ventas online, el sector ecommerce ha adaptado sus prioridades. Pesan cada vez más la rapidez, la perfección estandarizada, la homogeneidad en los resultados y la reducción de costes; y cada vez menos aquellos factores relacionados con el arte y la creatividad que aporta el fotógrafo profesional y que, inevitablemente, aumentan tanto el coste económico como el tiempo de respuesta de todo el proceso.

Dada esta nueva tendencia, las empresas se han renovado en concordancia con la transformación digital, ya que hoy en día su competitividad pasa por la aplicación de un modelo industrializado de producción fotográfica en el que el arte y la creatividad cedan paso a la ingeniería y la automatización de productos. Todo ello para transformar un proceso manual, heredero de un sistema de producción pensado para las necesidades fotográficas de la venta offline, en un modelo de producción industrial capaz de dar respuesta al aumento exponencial de demanda que en el campo de la imagen presenta la venta online.

Este modelo industrializado constituye una verdadera transformación digital en el campo de la fotografía de producto. Dicha transformación se ha basado en la introducción de la ingeniería de procesos para que toda la cadena de producción, desde que entra el producto hasta que sale, esté automatizada en base a los últimos avances en el campo de la ingeniería fotográfica, la robótica, los softwares de edición, los sistemas de información y la logística de muestras. El resultado es un proceso revolucionario que, a partir de tres beneficios clave, supera con creces los modelos anteriores:

Reducción del tiempo de producción

Este es uno de los beneficios más destacados porque la puesta en marcha del procedimiento industrializado supone una reducción de tiempo abismal respecto al modelo anterior. Mientras el modelo artesanal llegaba a realizar 500 capturas diarias, el modelo digital realiza 10.000, sin necesidad de retoques y perfectamente homogeneizadas.

Precio sin rival

Y a mayor producción, menores son los costes. Basta con subrayar la diferencia en cuanto a la capacidad de ambos modelos para comprender que, en el nuevo paradigma, el precio por cada una de las representaciones digitales no tiene rival en el mercado.

Flexibilidad y movilidad

Por último, cabe destacar que este tipo de empresa no se inscribe solamente dentro de sus instalaciones, sino que ofrece dos modalidades adicionales. Por un lado, se encarga de implantar en las instalaciones del cliente un estudio de captura de imágenes adaptado a sus necesidades; básicamente está pensado para un ecommerce con un gran volumen de productos y una alta rotación de catálogos. Por otro lado, ofrece otro servicio que tiene el mismo objetivo, pero en una escala reducida. En este caso, se trata de reproducir, en poco tiempo y en cualquier almacén u oficina del cliente, un equipo robotizado de captura de imágenes para llevar a cabo pedidos urgentes.

El proceso, paso a paso

infografia-procesoWIO02-03

Check in

Cuando un determinado producto llega a una empresa de captura de imágenes pasa una primera fase llamada check in, en la cual se registran todas sus características en el sistema, asignándole en un código de barras los parámetros de fotografiado para que todo el ciclo de captura se lleve a cabo con éxito. Así es como se hace una revisión de los productos y se ordenan por cliente o campaña; se preparan para el proceso de captura desembalándolos y limpiándolos; y se clasifican asignándoles el set up fotográfico según la tipología del producto, mediante un código de barras identificativo, para su lectura con pistolas lectoras.

Captura automatizada

A continuación, se realiza la captura automatizada del producto en unas cabinas o mesas de luz robotizadas. En este procedimiento, el software toma un papel protagonista y dirige al operario en todo momento dándole las instrucciones de cada producto (métricas de colocación, captura, iluminación, etc.), que previamente han estado programadas por un fotógrafo profesional en función del briefing de cada cliente.

Copy y Traducción

Al mismo tiempo, para reducir el tiempo de postproducción se añaden las características del producto, en base a los patrones de descripción por idioma y cliente. Este procedimiento se realiza de forma semiautomática, utilizando la información del producto introducida en el sistema durante la fase de check in, y finalmente se incorpora toda la información al sistema de gestión integral del proceso. El cliente, además, tiene la opción de traducir estos datos a cinco idiomas para la internalización del producto.

Check out

En última instancia, las fotografías realizadas pasan un riguroso proceso de supervisión para controlar los resultados antes de la entrega final. Este paso se puede complementar con un tratamiento de aquellas imágenes en las que el sistema automático no alcanza el nivel necesario; y en estos casos, son diseñadores expertos los que proceden a realizar los retoques específicos.

Una vez finalizado este procedimiento, el cliente valida las representaciones digitales y cuando dan el visto bueno, el producto se vuelve a empaquetar para su devolución en perfecto estado.

destacado-360