Visual storytelling y el arte de contar historias

A través de la fotografía de producto también es posible apelar a las emociones de nuestros potenciales clientes. El visual storytelling produce contenidos excelentes para redes sociales. 

Ya conocemos las ventajas de las fotografías de producto sobre fondo blanco. De hecho, la mayoría de retailers optan por este tipo de imágenes para ilustrar su catálogo de productos. Si bien su éxito demuestra que se trata de una opción efectiva, existen ocasiones en las que es mejor dejar volar tu imaginación y experimentar.

La psicología juega un papel fundamental en el proceso de compra y, precisamente, el neuromarketing da buena cuenta de ello. Presentar un producto dentro de un contexto aspiracional, puede activar nuestros instintos más primarios e incitarnos a la compra. Como los clientes de una tienda online no tienen la oportunidad de visitarla en persona, es importante que los propietarios se preocupen por hacer su experiencia memorable.

¿Qué es el visual storytelling?

El éxito de una tienda online reside, no solo en la calidad del producto, sino también en la capacidad de los propietarios para llegar a su público objetivo. A este efecto, consolidar una buena estrategia de marketing es de vital importancia.

El storytelling es una técnica de comunicación que consigue conectar emocionalmente con el consumidor. ¿Cómo lo hace? Contando historias. Es decir, elevando el contenido a algo mucho más emocional e impregnando el producto o la marca de determinada narrativa que predisponga a la compra. El arte del storytelling se basa en el esfuerzo de hablar directamente a tus compradores. De este modo, potencia el engagement, humaniza el proyecto, pone en valor el proceso de creación y diferencia la tienda de sus competidores.

El visual storytelling, por otro lado, pretende alcanzar los mismos objetivos, pero a través de las imágenes y las fotografías de producto. Si a todo esto, añadimos la efectividad de las imágenes como elementos que facilitan la creación de recuerdos persistentes en el tiempo, entenderemos la potencia de esta técnica de comunicación.

A la hora de utilizar el visual storytelling en la fotografía de producto, la decoración puede convertirse en nuestra gran aliada. Su valía reside en su capacidad por generar ambientes y dotar de contexto a la imagen. Imaginemos que somos un ecommerce que se dedica a vender cuadros y retratos decorativos. Para ilustrar nuestra página de producto, podemos optar por fotografías que muestran el objeto en un salón y que potencien la imaginación de los usuarios interesados, incluso resolviendo sus dudas sobre como quedaría nuestro producto en su hogar.

En este afán por contextualizar, no debemos olvidar que los objetos complementarios nunca deben hacer sombra al artículo que verdaderamente queremos vender.

visual-storytelling-ejemplos

Ideas de storytelling

Inspirar: Como hemos comentado con anterioridad, al dotar nuestras imágenes de contexto podemos incorporar una serie de sugerencias que inspiren a los clientes en cuanto al uso de nuestros productos.

Vender un estilo de vida: En el mercado online la mejor forma de destacar y diferenciarse de la competencia es construyendo relaciones duraderas. Muestra lo felices que son las personas que han comprado tu producto. Busca apoyo en los contenidos visuales para transmitir un “estilo de vida”.

Crear una necesidad: A través del visual storytelling, puedes hacer creer a los usuarios que necesitan tu producto. Enséñales cómo se utiliza y qué hace tu producto único. A los clientes les resulta más fácil entender que el producto ha sido diseñado pensando en ellos si les damos un contexto en el que se puedan sentir reflejados. Infórmate sobre cuáles son los problemas de tu target y véndeles una solución.

Mostrar el “cómo-se-hizo”: Sobre todo si vendes artículos hechos a mano, es interesante enseñar a tus compradores cómo lo haces. Puedes hacerlo a través de varias imágenes o, incluso, con vídeos cortos.

Buscar afinidad: Participar en las conversaciones de tu audiencia. ¿Sobre qué está hablando ahora mismo tu público? Encontrar una manera original de promocionar tus productos con imágenes y vídeos que introduzcan tus artículos en sus conversaciones en redes sociales.

Fomentar la relación cliente-marca: Usar imágenes que muestran la cultura interna de tu ecommerce genera confianza. Sabemos que no es fácil encontrar una fórmula innovadora para mezclar fotografía de producto y “equipo”, pero no pierdes nada por intentarlo. Además, dar la cara y compartir quién está detrás de tu tienda online aumentará la confianza de tus clientes.

Intenta siempre que tus fotos cuenten algo. Las opciones son variadas y cuanto más creativo seas, mayor será tu probabilidad de éxito. Inspirarse en las estrategias de otros ecommerce es siempre una buena idea. Incluso puedes tomar como ejemplo el contenido de otras marcas experimentadas. Eso sí, piensa siempre en tu público y adapta la estrategia a tus posibilidades.

¿Dónde podemos utilizar visual storytelling?

Es cierto que el visual storytelling produce contenidos excelentes para redes sociales. Está demostrado que crear una pequeña historia con tan solo una imagen puede mejorar la tasa de conversión de tu marca. El boom que han experimentado las redes sociales más visuales hace imposible negar su idoneidad en cuanto a visual storytelling. Instagram, Facebook y Pinterest se han convertido en los canales de comunicación más directos con potenciales clientes de todo el mundo. Además, a través de estos canales podemos involucrar al usuario como parte de la historia al pedirle que comparta su experiencia.

Aun así, el visual storytelling también tiene cabida en las páginas de producto de un ecommerce. Como ya sabréis, a la hora de ilustrar nuestros productos existen diferentes tipos de imágenes: fondo blanco, modelo, maniquí, escenarios 3D, etc. Cada tienda online debe escoger la opción que mejor se adapte tanto a la idea de marca que quiere transmitir como a su público. En este punto podemos recuperar el ejemplo de los cuadros decorativos. Optar por una imagen con fondo blanco, sin más información que aquella propia del producto, centrará la atención del usuario en el cuadro. Si de lo contrario queremos inspirar, podemos mostrar cómo de bien encaja en un ambiente concreto.

camera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos + Doce =