Tests visuales A/B: Los pequeños cambios son poderosos

A la hora de optimizar la página web de tu ecommerce, los tests visuales A/B te permitirán comparar resultados entre diferentes opciones visuales y comprobar cuál de ellas resulta más adecuada en términos de ventas.

Son muchos los ejemplos que demuestran que a veces, los pequeños retoques en los detalles visuales de  un sitio web dedicado al ecommerce pueden representar grandes mejoras en la tasa de conversión. Para no hacer esos retoques a ciegas, simplemente guiados por nuestra experiencia e intuición, los tests visuales A/B permiten ayudarnos hacer esos cambios con mucho más conocimiento de causa. En un negocio com el de la venta online, en el que el aspecto visual de nuestra web y nuestros productos es lo único que nos permite “comunicarnos” con el cliente, la optimización del uso de las imágenes se convierte en un factor diferencial. ¿Estoy mostrando mis fotografías de producto en el formato correcto? ¿Su color y tamaño son los que conducen a las mejores conversiones?

Según un estudio realizado por un grupo de neurocientíficos del MIT , el cerebro humano puede identificar imágenes en tan sólo 13 milisegundos. En ese estudio, los sujetos fueron capaces de identificar las imágenes de un “día de campo” o una “pareja sonriente” a gran velocidad.

Tenemos sólo unos segundos para comunicar el valor de nuestro producto y dar una buena impresión a nuestros clientes, y vale la pena experimentar para encontrar qué tipo de apuesta visual es la más adecuada para ellos.

Otro estudio, este de e-talling, preguntó a los compradores online qué características visuales entendían como esenciales a la hora de comprar un producto en un ecommerce. La respuesta: Imágenes de alta calidad, posibilidad de ver el producto en varios colores, disponer de diferentes vistas de producto y capacidad de hacer zoom en las fotos.  

Pero como cada producto es un mundo y cada eCommerce un “ecosistema” de venta particular, la única manera de saber qué funciona mejor en tu web es probando. Para eso, te proponemos algunas ideas sobre las que realizar tus tests A/B visuales:

  • Antes de todo, pruebes lo que pruebes, trabaja siempre con imágenes de alta calidad.
  • Ten imágenes de producto para cada uno de los colores con los que esté a la venta. Prueba con cada uno de ellos en la primera imagen que muestres del producto, y escoge el color que te dé más conversiones.
  • Muestra como primera opción diferentes vistas de producto (frontal, zenital, picado, etc.) frontal, y decídete por la que mejor funcione entre tus clientes, para ese tipo de artículo.
  • Prueba a añadir la función de zoom en las fotos y comprueba como los usuarios interactúan con ella.
  • De acuerdo con un estudio realizado por Nielsen Norman Group, las imágenes grandes y detalladas de producto ayudan a los usuarios a confiar en la calidad del producto. De esta manera, contribuyen a una mejor experiencia de usuario y ello se traduce tanto en un ligero aumento en las conversiones, como en una mayor retención de clientes. Fíjate en el tipo de imágenes que usan Louis Vuitton o Bershka, y haz tests con este tipo de imágenes de gran formato en tu web, para ver si ello influye en la finalización del proceso de compra:
Bershka ejemploVuitton ejemplo
  • En algunos productos seleccionados, añade un vídeo de producto además de la imagen. Comprueba los resultados con y sin vídeo, y decide si la inversión vale la pena.
  • Prueba a utilizar imágenes contextuales, que muestren tus productos en un ambiente relacionado con su uso. En algunos casos, esta opción tiene mucha incidencia en las conversiones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − 8 =